Tiempo para diagnosticar y planificar... O cómo algunos buscan respuestas rápidas a problemas complejos.

¿Estaríais dispuestos a aceptar un tratamiento que supusiera que os abriesen el abdómen para operaros el hígado y el bazo porque alguien que os ha visto durante 10 minutos (solo ver y tocar un poco) os lo dice? Así, un jucio rápido, sin más preámbulos. Y acto seguido os dan un presupuesto y una cita. Pues eso es lo que parece que se espera que hagamos los dentistas. Diagnosticar y planificar en 10 minutos porque parece que con ver y tocar un poco, y como mucho unas radiografías, nos vale.

Hoy voy a hablar del tiempo para el diagnóstico. Los que me leen saben que una de mis obsesiones es el tiempo,  y que hace no mucho hablé de los planes de tratamiento y su diferencia con el presupuesto. Este principio de año ya he visto varios pacientes nuevos en mi consulta. Y la verdad es que no sé por qué, pero varios han sido situaciones complejas, es decir, que no eran pacientes que tuvieran una lesión por caries que tuvieramos que restaurar. Y claro, hay veces que necesitamos de tiempo para entender claramente su situación. Ante esto se ven distintas reacciones de los pacientes.

Muchos entienden que la necesidad de distintas pruebas diagnósticas va en su beneficio. Con mejor información podremos tomar mejores decisiones. Vamos, como lo que hacía House en la serie haciendo radiografías, ecografías, scanner, analíticas, etc; pero sin realizar tratamientos prueba-error como hacía el médico televisivo. En vez de tratamientos prueba-error, intentamos dar en el clavo antes de empezar. House tenía que probar cosas porque los pacientes se le morían, pero nosotros no, así que cuando llegan pacientes con problemas complejos debemos tratar de diagnosticar y planificar bien, porque los tratamientos dentales no se deben hacer al azar. 

Lo curioso es cuando algún paciente te mira sorprendido y no entiende que necesites realizar distintas pruebas diagnósticas para arreglar su, maltrecha y llena de parches, dentadura.
Y entonces te preguntan atónitos que ¿cómo es que necesitas un "mapa de las encías" (periodontograma) para saber si necesito cirugías? Así que por desgracia esos pacientes o bien se reeducan o bien buscan a alguien que les diga lo que ellos quieren oir.

A Mark Twain se le atribuyen muchas frases ingeniosas, como: "Todo lo que necesitas en la vida es ignorancia y confianza, entonces el éxito es seguro". Ese éxito es efímero, pero muchos pacientes no vuelven a sus dentistas y tras unas molestias iniciales pueden llegar a adaptarse a situaciónes increíbles, así que algunos siguen funcionando con su binomio ignoracia/confianza y tan felices. Además la confianza inspira confianza, así que si alguien te dice con mucha confianza que te debes quitar todos los dientes que tengan tratamientos dentales que tengan metales o estén desvitalizados, tras 10 minutos de visita si eres una persona cándida o crédula, pues acabas por despedir a tus dientes.

Así que si un dentista necesita un scanner dental para saber cómo colocar un implante en la posición ideal o para realizar un tratamiento endodóntico no pienses que no sabe, piensa que sabe más que el que nunca lo pediría. Las pruebas de imagen radiológica en 3D permiten ver mucho mejor ciertas patologías que en una radiografía en dos dimensiones simplemente no se ven.
Un periodontograma (ese mapa de las encías al que hacía referencia) sirve para diagnosticar la enfermedad periodontal y para monitorizar su evolución, por eso es muy interesante que a lo largo de la vida un paciente con enfermedad periodontal (piorrea) se realicen varios, una sola prueba diagnóstica permite ver un punto en la vida del paciente, pero varias permiten ver la evolución que es tan importante como el primer diagnóstico, porque el diagnóstico evoluciona. ¿Por qué los pacientes que han tenido un cáncer siguen acudiendo a revisiones periódicas? Pues porque quieren saber si están sanos y si su patología ha evolucionado satisfactoriamente. ¿No deseamos lo mismo en otros ámbitos?

También debemos planificar tomando modelos, registros de mordida y realizando encerados. De este modo podemos planificar cambios en la oclusión (la mordida) y la estética e incluso probarlos en boca antes de hacer cambios sustanciales que no tengan vuelta atrás. También son necesarios en muchos casos de prótesis sobre implantes en los que es muy importante saber donde van a estar colocados los dientes antes de poner los implantes, si no, una mala planificación puede suponer una peor prótesis sobre implante o incluso implantes que no se pueden restaurar porque impiden la colocación de una corona (funda) sobre ellos con los mínimos parámetros funcionales y estéticos.

Otros tests que poco a poco se van extendiendo son test bacteriológicos para la periodontitis, tests salivares para la caries y quizá pronto tests genéticos para valorar el riesgo tanto de caries como de enfermedad periodontal.

El diagnóstico y la planificación comportan estos y otros pasos y realizarlos conduce al éxito clínico. Los problemas complejos, y muchos en la boca lo son, requieren de tiempo de planificación para su correcta ejecución. Les aseguro que merece la pena el tiempo y el esfuerzo.




Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/