El agua con limón y la pseudociencia...

No puedo soportar la pseudociencia, ese mundo existente en internet lleno de majaderías que suenan a científicas pero que son bulos producidos por charlatanes y gurús de la "vida sana alternativa", la "vía natural" y demás supercherías.

Y cuando a la charlatanería de la salud alternativa se le une la idea de dietas "detoxificantes", "alcalinas", "depurativas" y no sé qué más y los difundes por internet entre adolescentes, se lía una de mil demonios.

El tema es el siguiente, desde hace un tiempo escucho a pacientes, generalmente jóvenes que toman muchas infusiones (con miel para no usar edulcorantes químicos o azucar refinado, pero azúcares al fin y al cabo) y/o agua tibia o caliente con limón en ayunas por las mañanas. Hasta ahí todo muy natural y dietético. Pero esos mismos jóvenes tienen desgastes o muchas caries, o ambas.

 


Contra la miel no tengo nada personal, es más, me gusta; pero que la produzcan las abejitas y que desde que conocimos a la abeja Maya en nuestra tierna infancia nos parezca que la miel es maravillosa y fuente de salud no quita para que sea una bomba de fructosa y sacarosa. Y si nos da por no cepillarnos bien los dientes, estos azúcares son para las bacterias que producen la caries como gasolina para un fuego. Si además nos gusta poner miel en tostadas, o chuparla de la cuchara, es decir, que no está disuelta y es pegajosa, es todavía mejor para que se quede entre los dientes. Así que miel si, con cuidado como con todos los azúcares. Maya era muy buena y quería que fuéramos felices, pero no nos hablaba de la salud bucodental ni de la diabetes. 

Y ahora viene el otro tema candente. El agua caliente con limón. Todos sabemos que el limón es un alimento con un jugo ácido. Su pH es de 2.3. Por lo tanto si tienes una gastritis o una úlcera no te conviene tomarlo. Hasta aquí no pasa nada con el dentista, pero ahora empieza lo que afecta a los dientes. En general, en nuestra boca deberíamos tener un pH de 6 o 7, así tendríamos un equilibrio en nuestro medio oral. Los alimentos que ingerimos tienen distintos pH, y nuestra saliva puede tener capacidad de neutralizar dichos ácidos. Pero no todas las salivas tienen la misma capacidad de tamponar los ácidos, ni su capacidad es ilimitada. Así que cuando nos da por comer o beber alimentos ácidos como zumo de limón, zumos de naranja y pomelo, mordiendo limas y demás, estamos bajando el pH de nuestro medio oral dramaticamente. Y cuando eso ocurre se podría decir que estamos disolviendo nuestro esmalte (lo estamos desmineralizando). Además este medio ácido facilita la acción de las bacterias que producen caries y así empieza otra vez el ciclo de la caries. Así que bebiendo zumos de cítricos, especialmente limón y lima, vamos desgastando nuestros dientes. Se van produciendo lesiones en forma de cráter en los dientes por el desgaste del esmalte y esto deriva en problemas masticatorios y de sensibilidad. 

Si tienes los dientes así, ve al dentista, esto no es bueno, ni normal.


 Ante esto, lo primero es evitar alimentos muy ácidos o reducir su ingesta. Se pueden neutralizar los ácidos con alimentos que lo hacen bien como los lácteos. No hay que cepillarse los dientes con cepillos de cerdas duras después de beber muchos ácidos, al igual que no es bueno hacerlo justo después de vomitar. Usar una pasta de dientes que neutralice los ácidos con pH cercano a 7 y que sean muy poco abrasivas es muy interesante, y curiosamente hay pocas pastas que tengan estas cualidades. 

Una vez se han producido estas lesiones en el esmalte es muy conveniente acudir al dentista para sellar y restaurarlas, para no permitir que progesen, ya que lo que se expone al medio oral tras destruir el esmalte es dentina. La dentina es más blanda y se desgasta mucho más fácilmente.  

Nosotros en Clínica Dental Campuzano realizamos tests salivares para controlar esos parámetros y planteamos estrategias de prevención de los problemas derivados de un entorno ácido, como son el desgaste por erosión de los dientes y la caries.  

Además del agua con limón y el zumo de naranja, otras bebidas con las que debéis tener cuidado son todas las bebidas carbonatadas. Aquí se juntan dos cosas, suelen ser dulces o muy dulces, y son ácidas o muy ácidas. La delicia para el Streptococus Mutans y sus amigos. Y lo mismo para con las bebidas energéticas y deportivas, otra vez dulces o muy dulces y muy ácidas.

Así que si tomáis agua con zumo de limón para "limpiaros" y quizá para adelgazar, pensadlo dos veces, quizá quedéis más delgados y sin dientes. 

Un saludo a todos y espero que sigais leyendo nuestro blog.






Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/